Un amplio estudio nos ha ayudado a identificar siete tendencias claves en la financiación pública:

  • Complejidad permanente
    Existen una cantidad considerable de programas de ayudas (en Europa hay más de 200.000 incluyendo fondos de inversión). Se trata de un mercado complejo en el que los organismos otorgantes de ayudas ponen a disposición un amplio abanico de programas, cada uno con requisitos distintos y procedimiento de aplicación diferentes. Además, muchos de estos programas a menudo carecen de transparencia.
  • Los requisitos para obtener ayudas son cada vez más exigentes
    Como los organismos otorgantes de ayudas tienen un presupuesto limitado y un número constantemente creciente de candidatos, los criterios para evaluar son cada vez más estrictos. Además el sistema de admisión que más prevalence ahora es la licitación, donde solo se aprueban las mejores propuestas.
  • Los consultores de ayudas y subvenciones se han convertido en asesores fiables
    El consultor de hoy en día tiene que ser un asesor especialista y fiable que pueda transformar objetivos e ideas en proyectos “financiables” – y asegurar los pagos. Con unos antecedentes que se remontan a 1991, hemos conseguido una reputación como expertos y asesores de confianza para una gran variedad de organizaciones, que consideran que las ayudas son una manera excelente para impulsar sus proyectos.
  • Ser independiente es cada vez más importante en el área de la consultoría
    Uno de los resultados de la legislación Sarbanes-Oxley que existe en los Estados Unidos es que la consultoría “cautiva” de ayudas y subvenciones (es decir, incorporar asesoramiento, gestión y auditoria a las mismas empresas) se considere actualmente una práctica no deseada. La mayoría de las principales firmas de consultoría internacional conocidas han abandonado sus servicios de consultoría de ayudas y subvenciones, mientras que dos de ellas han transferido sus departamentos a ECONET.
  • Ser proactivo aumenta sus posibilidades de éxito
    Es difícil encontrar proyectos que correspondan a programas de ayudas específicos. Por eso es cada vez más importante ser proactivo en la búsqueda de tendencias y programas futuros – de esta manera se desarrollarán proyectos ajustados a los criterios de las subvenciones y ayudas.
  • Las ayudas ofrecen más que un valor financiero
    Aunque la principal razón para conseguir ayudas es financiar los proyectos, también hay otros beneficios menos tangibles como el hecho de mejorar la imagen corporativa de su empresa y la oportunidad de cooperar con los mejores institutos de investigación y las mejores empresas innovadoras.
  • La implicación profesional es indispensable
    La creciente complejidad que existe hoy en día hace indispensable la implicación de profesionales especializados y que se puedan comunicar en los idiomas de aquellas personas involucradas.