Con objeto de promover la inversión, el empleo, la competitividad y el crecimiento económico, el Gobierno Central y el resto de las Administraciones Públicas han desarrollado y consolidado un amplio y completo sistema de ayudas e incentivos, otorgando especial interés a la implantación tecnológica.

Las medidas de apoyo a la inversión pueden clasificarse en las siguientes categorías:

  • Incentivos estatales y regionales para la formación y el empleo
  • Incentivos estatales para sectores específicos
  • Incentivos regionales
  • Incentivos estatales para PYMEs
  • Incentivos a la internacionalización
  • Ayudas de la Unión Europea

A continuación nombramos algunos ejemplos de medidas específicas que apoyan la inversión.
 

Reindustrializacion

 
Ayudas para el fomento de la reindustrialización de zonas afectadas por la deslocalización y cierre de centros de trabajo y empresas con el fin de favorecer la implantación de iniciativas empresariales que consoliden el tejido industrial y el empleo.
 

Iniciativas de empleo; iniciativas de empleo rural (IER)

 
Se entiende por Iniciativas de Empleo los proyectos empresariales de carácter privado innovadores, generadores de empleo, promocionados y apoyados por la Xunta de Galicia o por administraciones locales de carácter territorial de la Comunidad Autónoma Gallega, previamente cualificados como iniciativas de empleo e inscritos como tales en el registro administrativo habilitado a tal fin en las Delegaciones Provinciales y en la Dirección General de Promoción del Empleo de la Consellería de Traballo. Las iniciativas de empleo rural van dirigidas a dinamizar y consolidar el empleo y la actividad económica en el medio rural gallego, y estar apoyados por el departamento sectorial correspondiente.
 

Iniciativas para las Comarcas Mineras

 
El Plan Nacional de Reserva Estratégica de Carbón 2006 – 2012 y Nuevo Modelo de Desarrollo Integral y Sostenible de las Comarcas Mineras contempla diferentes actuaciones destinadas a la promoción de actividades económicas alternativas a la minería del carbón.

Por ello, se plantean tres líneas de actuación orientadas a:

  • Generar fondos para capital riesgo, en la medida de lo posible, en colaboración con entidades privadas y reforzar los criterios profesionales en la gestión de los fondos.
  • Crear una nueva línea de ayudas, con la colaboración de los sindicatos firmantes del Plan, contemplando acciones como capital semilla, préstamos al 50%, etc. destinadas a proyectos de pequeña entidad, sobre la base de financiar con micropréstamos sin interés su desarrollo en los municipios más afectados por la reestructuración de la minería del carbón (los clasificados como integrantes del Grupo I).
  • Mantener y reforzar la línea de ayudas a proyectos empresariales (puesta en marcha con el anterior Plan de la Minería), incrementando las actividades susceptibles de ayuda, especialmente en relación con los servicios industriales de apoyo a empresas, los servicios asistenciales sanitarios, el ocio y el tiempo libre, y manteniendo el impulso de la innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías.